Fillon llama a reforzar eje franco-alemán sin obviar diferencias con Merkel

El candidato conservador a la Presidencia de Francia, François Fillon, ha presentado a la canciller alemana, Angela Merkel, en Berlín su programa político y, pese a las notables diferencias entre ambos, llamó a reavivar el eje franco-alemán, algo a su juicio clave para el futuro de la UE.

El político francés aprovechó su gira de presentación por Alemania para reunirse con Merkel y los ministros de Finanzas, Wolfgang Schäuble, y Defensa, Ursula von der Leyen, y luego expuso los puntos esenciales de su discurso en la Fundación Konrad Adenauer, próxima a la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel.

Fillon resaltó sus coincidencias a la canciller en cuestiones como la necesidad de reforzar las fronteras exteriores de la UE y aumentar los presupuestos de defensa, su posición ante el "brexit", la importancia de promover el desarrollo de África y la apuesta por repensar las competencias de Bruselas para reforzar al bloque.

No obstante, su discurso evidenció también que el candidato conservador y la líder alemana disienten en su política con respecto a Rusia y las sanciones, el libre comercio, la política de asilo común y la salida a la crisis de los refugiados.

"No podemos asumir más refugiados", aseguró Fillon tras referir que su país tiene seis millones de desempleados.

Advirtió de que el derecho de asilo no debe derivar en "caos" y se mostró a favor de obligar a los países que reciben ayuda al desarrollo europea a cooperar en las devoluciones de emigrantes ilegales.

Asimismo, urgió a "proteger las fronteras" exteriores de la UE, algo que empieza por acabar con la "huida hacia adelante" que a su juicio supone la "ampliación continua" del bloque.

"El sitio de Turquía no está en Europa" -aunque sí es un país "estratégico" para la UE con el que hay que mantener una "estrecha relación- y en Ucrania no hay que alentar "falsas esperanzas", señaló.

Su postura ante Rusia y el comercio

Asimismo, abogó por poner fin a las sanciones a Moscú y a no aislar a Rusia, porque la fuerza a mirar hacia Asia, y apostó por volver al "diálogo" y a una "relación abierta y confiada" ante los "intereses comunes", como la lucha contra el terrorismo islamista.

Por otra parte, Fillon definió el comercio como "el nuevo campo de batalla" y exigió "combatir con las mismas armas" al proteccionismo y al "libre comercio salvaje": "necesitamos nuevos instrumentos para que nuestras pequeñas y medianas empresas se vean favorecidas".