Resultado de imagen de canal de panama El consorcio de empresas encargado de la construcción de la ampliación del canal de Panamá, liderado por Sacyr, ha elevado hasta 5.673 millones de dólares (5.386 millones de euros), el dinero que está dispuesto a reclamar por los sobrecostes y retrasos de la obra.

 En base al informe de auditoría de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), la entidad pública encargada de la explotación de la infraestructura. Fuentes de la constructora española explican que esa es la cantidad máxima que el consorcio podría demandar, aunque advierten que todavía no han decidido cuánto exigirán finalmente.

Grupos Unidos por el Canal (GUPC) el consorcio de empresas encargado de la construcción de las obras del tercer juego de esclusas, formado por la española Sacyr, la italiana Impregilo y la belga Jan de Nul entregó la infraestructura del nuevo canal de Panamá el pasado 26 de junio

El consorcio se ha reservado el derecho de interponer reclamaciones por un importe total de 5.673,57 millones de dólares (unos 5.386 millones de euros), según figura en las cuentas anuales de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), firmadas el pasado 15 de diciembre. De prosperar las reclamaciones, la desviación presupuestaria de las obras de ampliación del canal podría duplicar el precio de licitación.

El informe financiero del organismo público panameño, encargado de la gestión y explotación del canal, explica que el 10 de diciembre de 2016, GUPC comunicó al tribunal de arbitraje la existencia de dos nuevas solicitudes de arbitraje presentadas el pasado 8 de diciembre ante la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional (CCI). La ACP estima que la cuantía conjunta de las dos nuevas solicitudes ante la corte internacional asciende a 4.989,8 millones de dólares. "Como consecuencia de estas solicitudes, el monto reclamado por GUPC aumentó de 3.227 millones de dólares a 5.673,5 millones de dólares", explica la Autoridad del Canal.